Crítica de :El libro de la vida", de entre los muertos
Críticas de Películas

Crítica de :El libro de la vida", de entre los muertos

jueves 28 de diciembre de 2023

Cuando María (voz original de Zoe Saldaña) es enviada por su padre a Europa, la entrañable amistad y amor que forjó con Joaquín (voz de Channing Tatum) y Manolo (voz de Diego Luna), dos niños de su pueblo, será motivo de apuesta entre La Katrina (Kate del Castillo) y Xibaba (Ron Perlman), los dos seres que definen la continuidad de los vivos y los muertos en la tierra.

A través de una elipsis temporal, María regresa a su pueblo con una transformación evidente y se encuentra con un Joaquín valeroso y capaz de enfrentar las más terribles bestias que acechan, y un Manolo que se debate entre el designio familiar (ser torero) y su verdadera vocación (ser cantante). Aunque la apuesta entre Katrina y Xibaba aún está vigente, este último urdirá los planes más aguerridos para que Joaquín salga favorecido en la elección de pareja por parte de María, sin medir las consecuencias en los demás y con total impunidad.

El director Jorge R. Gutierrez aprovecha el paso del tiempo de los protagonistas para demostrar el profundo cambio de los tres y seguir analizando la relación que mantienen los vivos con los muertos. Detrás de la fachada alegre y colorida en El libro de la vida, hay un interés por dejar en claro su postura frente a la muerte física de los seres.

Mientras se recuerde «el día de los muertos» a aquellos que han fallecido, estos habitarán «La tierra de los recuerdos», un lugar en donde todo es alegría, luz y color. Por el contrario, aquellos que no son objeto de pensamiento serán habitantes de «La tierra del olvido», con la posibilidad de desaparecer de todo espacio y lugar. Allí entra en juego otro personaje clave: El hombre de cera (Ice Cube), el protector de las almas humanas, vivas y muertas, dotado de una entidad particular y características que escapan al estereotipo de «guardián».

Con un diseño que refleja no solo la idiosincrasia mexicana, sino también la mayoría de sus usos y gustos, la película, orientada a un público mayor de 8 años, principalmente por la temática central, posee un mensaje concreto que avala la utilización de la imaginería popular de México para tocar puntos relacionados con el amor, la amistad, el esfuerzo y el valor de la palabra. Salvo algunas contradicciones (Manolo canta canciones populares norteamericanas para declarar su amor por María) y cierto facilismo a la hora de resolver situaciones, que restan potencia a la idea original, la película es un espectáculo visual logrado y entretenido.

El libro de la vida cumple con su premisa y aporta su singularidad específica al universo animado, generando un discurso que funda su mayor virtud, el humor, en el reconocimiento de rasgos típicos del mejor cine tradicionalista y festivo de la cultura mexicana.

Artículos Relacionados

Crítica de “La conferencia (Konferensen)”, la máscara de la hipocresía

Editor

Cannes 2023: las mejores películas de todas las secciones

Editor

Crítica de "La sabiduría", de Eduardo Pinto

Editor
Cargando....