Crítica de “Juego de brujas”, los peligros de la realidad virtual
Críticas de Películas

Crítica de “Juego de brujas”, los peligros de la realidad virtual

miércoles 21 de junio de 2023

El género de terror representa los miedos en todas sus formas y matices. En Juego de brujas (2023), se retratan los peligros de no poder distinguir la realidad de la fantasía ante la propuesta lúdica del juego. Y cuando se trata de brujas y demonios en medio de un entorno familiar, las cosas se ponen ásperas.

Una chica ensangrentada deja una caja en la puerta de la casa de Mara (Lourdes Mansilla). Ella, recién cumplidos sus 18 años y amante de los videojuegos, abre la caja y saca un game de realidad virtual que enseña a ser bruja a quien acepte el desafío. En medio de la noche, su hermana menor desaparece y ella queda atrapada en el mundo paralelo proporcionada por el juego, junto a dos brujas y un brujo vestidos con estilo victoriano. Estos representantes del «orden restaurador» la manipulan para que adquiera los poderes de hechicera y así poder rescatar a su hermana.

Juego de brujas (2023) combina los preceptos de una serie juvenil, con problemas familiares y relaciones amorosas adolescentes, con el entramado del terror fantástico de brujería y demonios. Un humor irónico y paródico parece impregnar los acontecimientos, pero nunca se explicita lo suficiente como para afirmar que estamos ante una parodia. Este film se mueve entre la serie Sabrina, la bruja adolescente (1996) y una película de Roman Polanski, sin llegar a definir su tono por completo.

Sucede que Juego de brujas no es ni una cosa ni la otra. No es la fantasía de terror infantil de Las brujas (The Witches, 2020) o Abracadabra (Hocus Pocus, 1993), ni el cuento macabro de El bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby, 1968) o El inquilino (Le Locataire, 1976). Tiene el estilo ligero y desprejuiciado de las primeras, pero también la densidad y oscuridad truculenta de las últimas.

El director de Legiones (2022) y El muerto cuenta su historia (2016) disfruta de la desmesura en esta propuesta, con mucha sangre y efectos especiales clase B, que busca representar la actitud juvenil de rebeldía a través de su protagonista. Ella discute con sus padres y su hermana para ingresar en un mundo que cree dominar, pero que finalmente pone en crisis sus preceptos.

Forte, quien también es guionista, presenta un conflicto claro que lleva a su protagonista al mundo fantástico (con un gran trabajo de dirección de arte), el cual crece como una bola de nieve con el paso de los minutos. Este desencadenante resulta efectivo para una película excesiva que no logra encontrar completamente el tono de su propuesta.

Artículos Relacionados

Crítica de “Tommaso”, el film autobiográfico de Abel Ferrara con Willem Dafoe

Editor

Crítica de "La bicicleta verde", Haifaa Al-Mansour y un cambio de actitud

Editor

Crítica de "Animal/Humano", Alessandro Pugno y la tauromaquia

Editor
Cargando....