Crítica de "Los descendientes", Alexander Payne y sus camisas floreadas hablando de la muerte
Críticas de Películas

Crítica de "Los descendientes", Alexander Payne y sus camisas floreadas hablando de la muerte

domingo 31 de diciembre de 2023

Basada en la novela de Kaui Hart Hemmings, Los descendientes comienza con una frase de su protagonista Matt King (George Clooney) contraponiendo el paraíso donde vive, las islas Hawaianas, con los problemas terrenales de sus habitantes, entre ellos el propio. Al sufrir un accidente, su esposa queda en coma y abre un abanico de secretos en su entorno. Sobre todo en Matt, que deberá reconectarse con sus dos hijas, con quienes nunca tuvo buena relación, y encarar literalmente al amante de su mujer. Y si de problemas familiares se trata (de ahí “los descendientes” del título), tendrá que resolver un negocio inmobiliario que afecta directamente a sus familiares. Parece un chiste pero no lo es.

Alexander Payne presenta las relaciones humanas desde la incomodidad. Lo hizo siempre y lo eleva a un nivel más en Los descendientes. Sus personajes son patéticos desde los estereotipos, personas mediocres que deberán reencontrar su humanidad en situaciones límites. Por ello ante la crisis que prevé un accidente casi fatal, la reacción que dispara instantáneamente es ridícula. Motivo de risa o no, el límite es representado por los contrastes.

A los ya mencionados, se suma George Clooney. El actor es portador de una presencia y un carisma distintivo. No es de los actores que se suelen transformar en sus personajes, sino que suelen interpretar papeles de acuerdo a su personalidad. En Los descendientes, Payne utiliza sus características actorales como contraste. Vemos a un George Clooney abatido durante toda la película. O al menos hasta el final. Su Matt King es un personaje encogido de hombros, incapaz de mirar a los ojos a sus dos hijas. La escena en que pide consejo al amigo adolescente de su hija mayor lo grafica.

Hawaianos por descendencia, todos visten camisas de manga corta floreadas y bermudas. En la situación que sea. Van a hospitales y reuniones de negocios con la misma ropa. Otro contraste. Pero la perfección del paisaje -distintos planos paradisíacos de la ciudad, su mar y montañas- se contraponen con la presencia de sus personajes tratando de sobrellevar sus crisis personales. Es recurrente el plano de Clooney abatido en la playa de arena blanca y agua trasparente. El lugar sinónimo de felicidad, contrapuesto al sentir de sus seres.

Los descendientes tiene sus lapsos innecesarios también. Algunos momentos que el film trata de conmover, casi rompiendo con la deconstrucción del estereotipo que plantea mediante el contraste. Sin embargo, la película se destaca por explorar la condición humana no desde el drama lacrimógeno, sino desde la incomodidad -y por momentos la risa- que producen las situaciones límite. De ésas que la familia tanto nos obliga a transitar.

Artículos Relacionados

Crítica de “El pacto”, el intenso thriller de Guy Ritchie que transcurre en Afganistán

Editor

Crítica de “Unos suegros de armas tomar”, la divertida comedia de acción con Pierce Brosnan

Editor

Crítica de “Partió de mí un barco llevándome”, diario de rodaje de Cecilia Kang

Editor
Cargando....