Estrenos: reseña de «Clorindo Testa», de Mariano Llinás (MALBA)
Críticas de Películas

Estrenos: reseña de «Clorindo Testa», de Mariano Llinás (MALBA)

Este documental se centra más que nada en la relación entre el pintor y arquitecto que le da título y Julio Llinás, padre del cineasta, artista, escritor y amigo suyo. Domingos de junio a las 18:00 horas en el MALBA.

No es una película sobre mi padre», dice una y otra vez Mariano Llinás de mil maneras posibles en CABEZA DE CLORO. Con cada repetición la respuesta se hace más evidente: sí, es una película sobre su padre, Julio Llinás, artista, crítico de arte, editor publicitario, escritor, fláneur y reconocido intelectual porteño. En la construcción de doble o triple abismo y salto mortal en que se estructura su nueva película, Llinás recibe el encargo de una fundación para realizar un documental sobre el pintor y arquitecto Clorindo Testa. Su conexión con él es más que evidente: su padre Julio no solo era amigo íntimo de Clorindo sino que incluso escribió un libro sobre él. Entonces, dice el director de LA FLOR En la voz en off que recorre su película, lo que veremos será un documental sobre el libro «Clorindo Testa» escrito por Julio Llinás. Pero en términos reales eso no es lo que veremos aquí. O no solo.

describe el modo de operación de este documental? Es complicado si uno no tiene idea del tipo de cine que suele hacer la productora El Pampero. Si conoces las películas de quienes la componen (además de Llinás están Agustín Mendilaharzu, Laura Citarella y Alejo Moguillansky) podrás hacerte una idea del tipo de estructura que la organiza, una en en la que los realizadores y las personas que están “detrás de cámara» tiene tanto o más peso que lo que se busca o investiga, aquella en la que el equipo de filmación se convierte en protagonista y al mismo tiempo en personaje de la historia.

Esa autorreferencialidad que a muchos les resulta algo incómoda (o, digamos, extremadamente narcisista) no necesariamente me molesta, porque a lo largo de un cuerpo de trabajo, Llinás y su equipo (que incluye a varios actores, familiares y técnicos) se han convertido en personajes ellos mismos. , una especie de compañía picaresca que tiene que ver y no con los personajes reales. Aquí, Llinás domina las acciones delante y detrás de la cámara y en la voz en off que la recorre. Y en esos giros y vueltas en los que procesa el tipo de película que está haciendo con su equipo y su familia (dice una y otra vez que no quiere hacer una película sobre padres, que está harto del género documental sobre eso), lo que sí se parece mucho a eso. Solo que con media docena de guiños retóricos de por medio.

CABEZA DE CLORO También es una película sobre el arquitecto/pintor pero, más que nada, trata de entender a estos dos hombres, su amistad y quizás rivalidad, el contexto en el que trabajaron y la historia del arte argentino del siglo XX. con sus cruces y movimientos estéticos cambiantes, algo que se puede aplicar –dice el mismo Mariano– al cine nacional también. La relación entre un artista y un crítico, entre dos hombres vinculados a la intelectualidad porteña de mediados del siglo XX, se cruzará con esa otra película que Llinás dice no querer hacer pero que brota sin freno de la lectura de una publicación texto. en La Nación el año pasado en el que el escritor Marcelo Gioffré compara la historia de Julio con la decadencia que, según él, trajo el peronismo a la Argentina del siglo XX.

Así, entre bromas, charlas familiares, recreación de encuentros (entre muchas otras recreaciones de todo tipo), la lectura del siempre inencontrable libro de Julio sobre Clorindo, una entrevista en la que Mariano habla más que el entrevistado y recorridos por las obras arquitectónicas de Testa en Buenos Aires. y La Pampa, CABEZA DE CLORO Poco a poco se convierte en una comedia agridulce sobre el paso del tiempo, la memoria, la relación entre el arte y la vida y, más que nada de eso, una película sobre amistades y familias, esas que pasan por todo tipo de problemas. Padres e hijos, rivales y amigos, los protagonistas de esta película (los fantasmas del pasado y quienes los convocan desde el presente) intentan comprender la extraña relación que existe entre el arte y la vida, entre el ser y el hacer, entre la ficción que llamamos realidad y ese otro que inventamos para seguir viviendo.


Horario: domingos 11, 18 y 25 de junio de 2023 a las 18:00 en MALBA: Av. Figueroa Alcorta 3415, Buenos Aires, Argentina



Artículos Relacionados

Cinemon Cannes 2023: crítica de «Chambre 999», de Lubna Playoust (Cannes Classics)

Editor

Crítica de “Scream 6” elogian como resultado de la saga de Scream

Editor

Crítica de "Scream 4", el terror autoconsciente de Wes Craven

Editor
Cargando....